A él nada le queda grande, siempre es el primero en medírsele a lo que sea, desde saltar muchos metros en bicicleta, hasta bailar sin parar sus ritmos musicales preferidos.

Siempre invita a sus compañeros para que participen en el plan que sea, la única condición es que esté lleno de diversión; como apenas es un niño, está descubriendo el mundo y esa es su mayor aventura.

Su mejor amigo es Kipe y en los recreos mezclan los sabores de sus golosinas favoritas mientras piensan en qué nueva locura meterse.